Remedios caseros para combatir las varices de forma efectiva

Las varices se solían asociar a un problema exclusivo de las mujeres de avanzada edad, pero el estilo de vida moderno ha provocado una preocupación en la población más joven y en los hombres.

Las varices o arañas vasculares son una acumulación de sangre en las venas que se produce por una alteración en las paredes y válvulas de las venas superficiales que impide que la sangre retorne de forma eficaz al corazón. Por lo general, suelen aparecer en las piernas.

Origen multifactorial de las varices

El origen viene dado por causas genéticas, hormonales y de hábitos de vida. El tabaco es un vasoconstrictor que reduce el fluyo sanguíneo y dificulta el paso de oxígeno, incrementando las posibilidades de dar paso a la aparición de varices. Una alimentación rica en grasas saturadas, aumenta el colesterol malo en sangre y como resultado se pueden producir varices. También influye el sobrepeso y llevar un estilo de vida sedentario o permanecer mucho tiempo sentado porque se dificulta el flujo sanguíneo y puede llevar a la aparición de varices.

La maternidad y el número de embarazos también influyen, debemos tener en cuenta que la edad para gestar ha aumentado y el número de embarazos se ha reducido.

Tratamientos médicos para las varices

Existen diversos procedimientos y la aplicación de uno u otro dependerá del perfil del paciente y del tipo de varices que presente.

El tratamiento esclerosante es utilizado para tratar varices pequeñas y consiste en inyectar una sustancia para quemar las venas dañadas. El medicamento que se ha introducido cierra el paso de la sangre y evita que continúe dilatándose la vena. El tratamiento crioesclerosante es el mismo proceso, pero la sustancia que se inyecta se somete a temperaturas bajo cero para obtener mejores resultados. Mediante la utilización de técnicas de láser o de radiofrecuencia se realiza una esclerosis física para evitar que se siga dilatando la vena.

También pueden emplearse procedimientos quirúrgicos con el fin de reducir las molestias y mejorar la apariencia estética de las varices. Al tratarse de una cirugía invasiva se pueden producir hematomas, hinchazón o dolor. Por esta razón, es preferible recurrir a la microcirugía, que disminuye las complicaciones ocasionadas por la cirugía, ya que solo trata el tramo afectado por la variz y no elimina la vena afectada por completo.

Los médicos también recomiendan medicamentos específicos para tratar las varices. Los medicamentos más utilizados son corticoides, analgésicos, antinflamatorios o diuréticos.

Remedios caseros para combatir las varices

¿Los molestos síntomas de las varices no le dejan realizar su día a día con normalidad? Sí tiene problemas con las arañas vasculares, prueba a poner en práctica algunos de los siguientes remedios caseros más utilizados. Además, la efectividad de los mismos para terminar con las varices o mejorarlas está comprobada.

Uno de los tratamientos naturales más utilizados como remedio para ayudar a la circulación sanguínea es usar árnica. Esta planta medicinal puede eliminar tus varices aplicándola sobre una compresa humedecida con agua e infusión de árnica sobre las zonas que presentan las varices.

Otro remedio de gran utilidad para prevenir la aparición y mejorar la apariencia de las varices es la corteza de castaño de indias. Hay que hervir un litro de agua con 40 gramos de corteza de castaño de india durante 8 minutos. Pasado este tiempo, hay que colar y tomar esta infusión. También es de gran utilidad realizar masajes y círculos con aloe vera sobre la zona con varices.

Las varices son un problema de salud y estético que afectan a una buena parte de la población. Es muy fácil encontrar remedios caseros para eliminarlas o mejorarlas, pero muchos no proporcionan los efectos esperados. Además, son preparaciones muy sencillas de realizar y tienen resultados visibles.

Cómo prevenir la aparición de las varices

La práctica de deporte de forma regular y con un calzado deportivo apropiado favorece la circulación venosa. El deporte acompañado de una dieta saludable, evitará el sobrepeso y que su cuerpo soporte más peso del que debería. Además, hay que evitar pasar mucho tiempo de pie o sentado. En estos casos, se aconseja utilizar medias elásticas de compresión, darse masajes ascendentes y hacer ejercicios levantando las piernas para favorecer la circulación.

Lo más recomendable es llevar ropa cómoda. Utilizar ropa muy ajustada comprime las venas y dificulta el retorno venoso y la microcirculación, por lo que pueden aparecer varices y celulitis.

También hay que evitar fuentes de calor directas porque favorecen la dilatación venosa. Las duchas de agua fresca activan la función venosa y reducen la sensación de dolor producida por las varices.